La Vie En Rose

Rosés: La nueva tendencia en vinos

El consumo de vinos rosados tuvo un incremento considerable desde el año 2018 en países como Estados Unidos, Italia y Francia; por lo que solo queda decir que el vino rosado está en tendencia.

Y es que muchas veces olvidamos que el vino rosado es una opción que abarca mucho: Es ese vino que tomamos cuando queremos refrescarnos, pero no queremos un vino blanco; es ese vino que escogemos cuando buscamos más intensidad que un blanco, pero no queremos un tinto; es un vino de noche o de día, y por qué no, para una tarde de playa.

La ventaja de los rosados es su practicidad para maridar, acompañan perfectamente una gran cantidad de comidas como mariscos, sashimi, pecados con sabores más intensos como un salmón o un atún, un carpaccio de lomito e incluso un pulpo al grill.

Y la pregunta que muchos nos hacemos ¿Cómo se produce el vino rosado? El secreto para elaborarlo está en el tiempo de contacto de la piel de la uva con el mosto, la manera más común es dejarlo aproximadamente 24 horas, teniendo en cuenta que la piel de la uva es la que aporta el color, el aroma y los taninos al vino. Al dejarlo en contacto solo un breve tiempo y luego fermentarlo se obtiene un vino de tonalidades rosas.

Uno de los mayores exponentes de su género son los vinos de Provence, en Francia, caracterizados por ser delicados y llenos de frescura.

Te invitamos a probar nuestros Rosés de Provence, el recién llegado Aix o el Whispering Angel.

Si buscas un rosado diferente, el Planeta de Italia, específicamente de la región de Sicilia, con su cepa emblemática Nero d’Avola y mezclado con Syrah, es un rosado que cautiva con su acidez refrescante. De España el Losada 5 rosas, un rosado de la cepa Mencía con un color intenso y de California el Dark Horse, un blend californiano inspirado en los rosados del viejo mundo.

Cualquiera que sea el rosado que escojas, lo importante es servirlo fresco, a una temperatura de 8° a 10°C. ¡Salud y a disfrutar la vie en rose!